Feeds:
Entradas
Comentarios

Yo decidí estudiar administración de empresas debido a que me interesa en un futuro crear mi propio negocio, al menos esa era mi idea al comenzar la universidad, pero una vez que vas aprendiendo nuevos temas y que analizas nueva información, te das cuenta de que allá afuera hay un mercado muy competitivo y no sólo en la creación de nuevas empresas sino también en la búsqueda de un empleo y es que la globalización no sólo ha logrado que los mercados y comunicaciones se unifiquen más, sino también ha originado nuevas situaciones como la actual crisis,  lo cual nos pone ha cuestionar nuestro actual régimen económico y buscar una serie de nuevas opciones o reglas con las cuales jugar en él.

La globalización así como une entidades distintas para la práctica del libre comercio,  también trae consigo la creación de nuevas barreras proteccionistas para aquellos países que saben administrar y negociar sus recursos,  esto nos trae de vuelta a mi país, México, y a mi idea de iniciar un nuevo negocio en él. En la actualidad México tiene un número importante de PYMES,  leí hasta hace poco en un periódico de la localidad que representaban el 98% de las empresas en el país, un número alentador para cualquier emprendedor interesado en lanzarse a la aventura empresarial, pero después aprendí en una de mis clases que las PYMES no logran mantenerse aquí, pues viven en promedio dos años.

Esto mucho tiene que ver con el apoyo que se le brinda a los dueños de estas empresas y al proceso que conlleva la construcción de una PYME, pues a veces son muy limitadas las opciones que el emprendedor tiene para la realización de la empresa, encontrar un crédito se vuelve casi imposible, pues los bancos piden demasiados requisitos con los cuales la mayoría de estas PYMES mexicanas no cumplen, entre estos esta la antigüedad de la empresa, la cual debe de ser superior o igual a dos años, situación que se ve difícil con el panorama del promedio de vida de una PYME.

Y es que no todo tiene que ver con los largos trámites burocráticos de apertura o con la falta de capital para mantener el negocio, pues muchas veces nuestro comportamiento cultural también se convierte en factor para que el negocio o la idea a emprender o mantener funcione, pues de esas 99.8% empresas que mencione, muy pocas llevan una buena documentación de sus procesos, otras tantas no cuentan con  tecnologías de información necesarias para competir con otras empresas y es que aquellas que pueden  crecer e innovar no se esmeran por mejorar sus procesos y se resisten al cambio.

Ahora esto nos lleva de vuelta al descuido en el  que México dejo a las PYMES, pues poco hizo por impulsar a este sector, destinando la mayoría de los recursos a los grandes corporativos, no ayudó con créditos para incrementar el número,  no invierte lo debido para la investigación del desarrollo de ciencia y tecnología que permita incorporar nuevas y accesibles herramientas en estas pequeñas empresas, ahora en el momento en que la crisis se presenta México reacciona y se da cuenta de lo importante que son estas PYMES para el desarrollo del país, pues no solo estas generan recursos, sino también empleos, que a su vez reducirían esa diferencia social que existe en el país.

Pero insisto no todo es culpa de las instituciones o sectores de gobierno encargados de este rubro, sino también esta en los pequeños empresarios y ciudadanos que tienen o quieren tener una PYME, ya que deben de poner más atención en sus procedimientos en como documentan sus procesos, en como toman decisiones y buscan aprender más para ir a mercados fuera del país, en aprender a ser competitivos y desarrollar aquellas habilidades que hagan falta para lograrlo.

A mi me consta que en México hay buenas ideas de negocio, ya que mi universidad imparte un curso, el cual se trata de emprender una idea de negocio, al final de este se realiza una exposición de proyectos respaldados por un plan de negocio, pocos continúan con esta aventura pues consideran muy tedioso o largo el camino para la apertura de un negocio, es mucho el papeleo y poca la ayuda que se recibe de esas instituciones para agilizar o ayudar en el proceso, así mismo existen pocas incubadoras de negocio como la que tenemos en la universidad  la cual ayuda a la construcción formal y preparada de un plan de negocios atractivo para recibir la ayuda financiera de socios, inversionistas o de programas como el fondo PYME.

Es por eso que también hacen falta instituciones que apoyen a la gente que tiene la idea de negocio pero que muy pocas veces puede llevarla a cabo por no tener un conocimiento tan amplio del tema, debido a la falta de recursos para llevarlo a cabo. Es ahí donde yo también me di cuenta de que existen buenas ideas pero pocas de estas instituciones, ya que otros compañeros y yo en el servicio social hace unos semestres, realizamos una serie de cursos para la elaboración de planes de negocios de los estudiantes de la institución donde realizábamos el servicio.

Nuestra sorpresa fue que una mayoría de estudiantes, ya habían incursionado en algún tipo de negocio propio solo que con el tiempo fracasaron por las altas rentas que cobran  los locales donde vendían sus productos o servicios, o por las altas cuotas los servicios públicos que el negocio les generaba y es que es verdad mucha gente en México opta por poner un negocio pequeño en su casa, este funciona y genera ingresos , ingresos que cada vez se vuelven más importantes, entonces que es lo que pasa, la gente cae en el comercio informal o comienza a vender cosas ilegales como la piratería y no registra los negocios, lo cual se traduce en un duro golpe para nuestra economía y para aquellos que si pagan por comerciar o prestar un servicio.

En conclusión México puede lograr ser un país más competitivo si se le da apoyo a las PYMES , apoyo que no solo tiene que ver con lo monetario, sino también  con la apertura de conocimientos, procesos que permitan el desarrollo sano de nuevas empresas, desarrollo de instituciones para la preparación de nuevos empresarios y un cambio de actitud  hacia la pro actividad frente a los dilemas que actualmente nos impiden avanzar.

Si bien no existen recetas, ni modelo perfecto para alcanzar a hacer o ser algo, si se puede dar una propuesta, que desde mi punto de vista y el de una comunidad consiente, que busca el bien común, servirá para empezar un cambio trascendente y a largo plazo, pues se predicara con el ejemplo de cada uno de nosotros.

La propuesta consiste en evaluarnos a nosotros mismos con este decálogo, hacer un examen de conciencia que nos permita ver nuestras áreas de oportunidad, no como ciudadanos del futuro, sino ya como ciudadanos del siglo XXI, después de esta reflexión el siguiente paso es tener la voluntad de esforzarse para poder lograr al mismo tiempo ser mejores  y alcanzar a ser una sociedad más justa.

Aquí comienza tu reflexión:

1. Cuidar el medio ambiente (ser promotores).

2. Tener valores cívicos (no hagas a los otros, lo que no quieres que te hagan).

3. Respeto de la ley y de las normas.

4. Abogar por los Derechos Humanos (buscar la paz, no el conflicto).

5. Respetar la vida (nuestra dignidad y la de otros).

6. Rechazar la violencia.

7. Cumplir con tus obligaciones (cumple lo que se espera de ti y da, por qué no, un extra)

8. Levanta la voz y exige (propone, no sólo te quedes en el paso de la crítica)

9. Participa, participa, participa (se copartícipe y corresponsable de lo que pasa en tu comunidad).

10. Valora al otro (todos tienen algo que aportar y hacer aquí).

Ahí esta la propuesta, ¿Realizas ya alguno de estos puntos?, Si es así, felicidades, eso quiere decir que ya vamos en camino hacia esa evolución ciudadana, ahora habrá que trabajar los demás, no te preocupes sino cumples con los puntos, seguramente ya haces algo encaminado a los mismos.

Quiero reiterar que estos puntos no pretenden ser una “imposición”, lo que sí representan es una propuesta viable, que al cumplirse no sólo causa un impacto en ti, sino también en las personas que te rodean.

Última reflexión: “Si no estas donde te gustaría encontrarte hoy, entonces necesitas actuar de manera diferente a la actual diariamente, para cambiar tu futuro”

Hace unas semanas tuve la oportunidad de participar en el IPEA (Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora) , antes de asistir me puse a investigar sobre este programa y me agrado mucho, pues es un espacio creado por y para los jóvenes interesados en su país, interesados en discutir, profundizar y cambiar puntos de vista respecto a diversos temas económicos, políticos y sociales.

Es un programa intenso, pues dura una semana y cada día esta compuesto de 5 conferencias, que permiten no sólo aprender del tema en cuestión sino también escuchar y darse una idea de cómo es vista la realidad desde los ojos de otro joven de otro país o del mismo, se permite ese espacio serio y respetuoso para intercambiar las ideas con jóvenes, siempre bajo la supervisión de un experto en el tema.

 –

El haber asistido a este programa me ayudo a escuchar con atención para ubicar a la gente que tiene la misma mentalidad de mejorar la situación de la comunidad para unir esfuerzos e ir tras esa utopía, que si bien como el nombre lo marca, no existe, si podemos acercarnos a ella trabajando juntos, enfatizo juntos porque México es un país con muchos líderes y causas buenas, pero todas trabajando dispersas unas de otras, no se considera el trabajo en equipo, porque no representa un camino para sobresalir individualmente, cosa que muchos lamentablemente buscan y que representa algo más fácil en nuestra sociedad.

Esto me remonta a la plática de Raúl Ferraez, presidente ejecutivo de la revista Líderes Mexicanos, en la que dio, tras su larga experiencia entrevistando líderes, siete características en común de los líderes mexicanos, las cuales menciono a continuación:

  1. Sueñan
  2. Son persistentes y optimistas
  3. Son apasionados
  4. Saben escuchar y rodearse de líderes
  5. Construyen equipos y complementan su inteligencia y talento
  6. Creen en quienes son, creen en lo que hacen
  7. Saben aprovechar las circunstancias en el momento adecuado (tienen gran visión)

 

Y yo creo que estos siete puntos exponen de una mejor forma lo que fue mi aprendizaje y dan claramente la explicación del porque la gente que va a este tipo de programas decide asistir, pues es fundamental rodearse de gente propositiva, que crea en proyectos como este, pues a veces el no creer o no apoyar “mata” muchas ideas que pudieron haber servido en el desarrollo de una mejor comunidad o país.

Si les intereso, pueden ver más sobre esta iniciativa en: http://ipea.org.mx/

Hace quince años que un grupo de jóvenes universitarios se puso el objetivo de influir de manera positiva y real en el desarrollo del país, formando agentes de cambio e impulsando las propuestas de los jóvenes encaminadas al objetivo de la asociación. En ese entonces, hablar de participación ciudadana era ir contra la corriente y aun no había líderes que promovieran las acciones sociales entre los jóvenes; hoy el tema de la participación ciudadana está en boga.

En 1995, el estudiante de economía Edwin Valdés Cabello,  fundó la asociación juvenil Propuestas por México (Proméxico) en la Universidad de Monterrey. Posteriormente se fundó un capítulo en la UANL y en 1997 llegó al Tec. Desde entonces, generación tras generación de estudiantes han cumplido con la tarea de fortalecer a la sociedad fomentando la responsabilidad ciudadana mediante conferencias, foros, viajes de concientización, brigadas, etc.; las labores han sido muy diversas, y van desde dar pláticas sobre cómo organizar el tiempo, hasta campañas de promoción del voto razonado junto con otras asociaciones, como “Abstencionismo Cero” el año pasado.

Esta asociación, además de hacer conciencia en los ciudadanos busca distinguir a sus integrantes con una serie de valores que deben regir a todo buen ciudadano, que son el respeto a la dignidad humana, el compromiso con la sociedad y con el medio, la justicia, la honestidad, la responsabilidad, la solidaridad y el amor por México. Además, es importante aclarar que la agrupación no tiene ninguna filiación ni patrocinio partidista.

El área prioritaria de Proméxico siempre ha sido la educación, y para eso se ha servido de los medios de comunicación locales como la radio, el periódico, la televisión y últimamente el internet.

 

En el marco de los quince años de vida de la asociación, estos jóvenes han creado el Curso de Inducción a la Ciudadanía (CIC),  el cual tiene como objetivo crear conciencia entre sus asistentes de la responsabilidad que conlleva, ser parte de una sociedad y que entiendan las grandes oportunidades que existen en la participación ciudadana; esto con el fin de crear un compromiso de involucramiento en las actividades ciudadanas.

En esta ocasión el curso se realizará durante la mañana del sábado veintiuno de agosto en la Sala 2 del Centro Estudiantil del Tec de Monterrey, cabe aclarar que este evento es abierto al público, por lo cual todos los interesados en el tema pueden asistir. Una forma de adquirir los boletos es a partir del martes en el stand ubicado detrás de aulas I, otra forma es a través de un correo electrónico a jovenespromexico@gmail.com , el boleto tiene un costo de recuperación de cuarenta pesos.

Igualmente si te interesa ser parte de este gran esfuerzo, desde tu universidad o comunidad,  sólo tienes que contactar a Alberto Guerrero alberto_guza89@hotmail.com (ITESM) o a Juan Antonio Romero romero.loera@gmail.com (UDEM), ellos te dirán como unirte para participar en las actividades en alianza con otras asociaciones y otras universidades.

La asociación juvenil Proméxico celebra su aniversario con el Curso de Inducción a la Ciudadanía.

El pasado 14 de julio científicos mexicanos del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) presentaron a MEXONE el primer humanoide creado en América latina, único en su tipo, MEXONE tiene funciones de  percepción, procesamiento de datos, coordinación motora, razonamiento y reconocimiento visual de objetos o personas, además memorizará a partir de experiencias con su interlocutor, sus creadores afirman que compite fuertemente con los robots creados por Honda o Sony, sobretodo  en sus costos de producción, ya que se ha calculado que el total de la inversión en el robot mexicano ha sido de 100 mil dólares.

Todos recordamos a ASIMO presentado en 2009 por Honda y como enmudeció al mundo que observaba la naturalidad de sus movimientos tal y como si fuera un ser humano disfrazado; patear una pelota, conversar, correr incluso ¡bailar! El futuro había llegado y nosotros, los mexicanos, lo veíamos por la televisión en las noticias internacionales, MEXONE es la oportunidad perfecta para  mostrar al mundo que aun sin mucho apoyo del gobierno, quien solo ha dedicado el  0.4% del PIB a la investigación científica, México tiene el capital intelectual  para crear tecnología.

En México hay talento, prueba de ello tenemos al Ing. Guillermo González Camarena quien fue pionero de la televisión mexicana e inventor de tres sistemas de televisión en color, sin embargo patento en los Estados Unidos. ¿La llamada fuga de cerebros? Claro pero yo agregaría la desilusión de los cerebros.

Si bien todos los niños y adolescentes mexicanos quieren ser futbolistas y ganar todo el dinero del mundo en esa “profesión” ¿Qué pasaría si por pura casualidad hubiera uno o dos adolescentes que su sueño fuera ganar el Nobel de Química (que claro que también hay una buena remuneración económica)? ¡POBRE! Se enfrentaría a grandes barreras, sobretodo si hablamos de alguien de clase media o baja.

Probablemente sus padres le dirán que para que dedicarse a la ciencia no hay trabajo o no es bien pagado, ¡morirás de hambre!, unos se desilusionarían ahí. Ahora bien si el adolescente corre con suerte y tiene el apoyo de sus padres, entrará a la preparatoria del sistema público; cursará sus materias de ciencias pero observará que quien recibe el apoyo de los directivos no es quien saca 100 en física si no quien se lleva el trofeo de futbol americano o quien es el jugador mas valioso de soccer, más desilusión.

 Pocos con la convicción de estudiar ciencias seguirán con esa idea, los otros pensarán en otras carreras en donde se gane más dinero y se tenga un futuro mas “seguro”, ese cerebro  pudo haber sido quien llevara al MEXONE a su máxima capacidad, evolucionando como ASIMO.

Debemos pensar y proponer a nuestro gobierno la expansión del sistema científico mexicano, crear empleos en este rubro, aunque la economía de nuestro país se mueva entre las pequeñas y medianas empresas, cuya especialidad  NO es la tecnología, sería bueno APOYAR  la idea de que el gobierno federal financie también con más capital este rubro, esto para que los inventos mexicanos sirvan como una herramienta que aumente la productividad en las PYMES, asegurando así trabajo para un científico emprendedor y además apoyar al mismo tiempo a las pequeñas empresas de México. 

 ASAA

 

MEXONE y su feliz creador

Así se tituló la conferencia de Edmundo Vallejo, Ex presidente de GE América Latina y Catedrático en el IPADE, en ella marcó cuatro fases o pasos importantes que debemos de trabajar para poder lograr un crecimiento no sólo propio, sino también de nuestras comunidades y/o regiones, es por ello que hoy se las comparto con el fin de lograr una visión juntos, integrarnos y aumentar ese deseo por crecer.

A continuación marco las 4 áreas con los puntos a desarrollar en cada una:

  • Hardware
    1. Creáte una versión propia de lo que es tu país o región (Esto porque tarde o temprano pueden preguntarte por ella, por algún asunto o situación que este ocurriendo o por como este se vincula con ella)
    2. Busca convertirte en un promotor de tu país o región (Ser un promotor positivo, dar a conocer al mundo siempre que puedas las riquezas de tu comunidad)
    3. Se un agente de cambio (Ser de los que proponen, idean nuevas formas, dan opciones y actúan)

 

  • Software
    1. Sueña mucho, apunta más allá de tus ideales (No soñar, nos limita)
    2. Toma seriamente el concepto de competitividad (Ahora no sólo se compite de forma regional, formamos parte ya, de un mundo globalizado)
    3. Busca aprender algo nuevo todos los días

 

  • Operacionalizar
    1. Viaja mucho (Hay muchas formas de viajar en estos días y conocer nuevas culturas)
    2. Participa en redes (Abre tu entorno, amplia tus posibilidades, networking)
    3. Trabaja duro = trabajar más que los demás
    4. Busca un mentor (Alguien que te escuche y te pueda aconsejar respecto a distintos temas de tu interés y para tu desarrollo)

 

  • Genera resultados
    1. Plantéate metas de corto plazo
    2. Busca una causa por la cual trabajar
    3. Tómatelo personal

Sin duda, estos son muy buenos conceptos, espero te sirvan, pido una disculpa por escribir tan directo, sin definir mucho, pero si surge cualquier duda puedes escribirla aquí mismo.

Hasta luego

En la entrada anterior hable sobre la importancia de la rendición de cuentas y del cómo yo participé en un proyecto que trata de evaluar a un diputado federal de mi distrito electoral, la evaluación contempla puntos como: asistencia al Pleno o Comisiones, el sentido de sus votaciones, su participación en Tribuna y documentos leídos en el Pleno, su participación en comisiones, si tiene algún mecanismo de vinculación con ciudadanos, su producción legislativa (iniciativas presentadas y aprobadas), sus prioridades legislativas y el cumplimiento que da a ellas con sus acciones legislativas (basándose en la plataforma electoral).

– 

Todo lo anterior, se responde por medio de una no tan fácil investigación en la página del Congreso, en fin, me puse a buscar la información del Diputado que me correspondía y la verdad fue algo complicado, pues pareciera que la página del Congreso esta diseñada para perderte en ella y en los documentos que guarda, pero uno debe ser paciente si quiere encontrar respuestas, sobretodo en este tipo de temas, pues hay que buscar en las listas de asistencia a juntas la firma de nuestro Diputado, asegurarnos de su asistencia a las Sesiones Ordinarias, también buscar el sentido de sus votaciones y comparar estas últimas, debido a que a veces las tablas mostradas pueden decir que no asistió a las Sesiones, sin embargo ese día el Sr. Diputado voto a favor de una iniciativa  o lo más común, ese día se le marca como ausente, lo cual nos marca su asistencia como dudosa, parte en la que mi representante resaltaba.

Otra parte de la evaluación es investigar si el Diputado cuenta con oficina de enlace hacia la ciudadanía, con espacios de participación o si informa la ciudadanía por lo mínimo una vez al año, entonces me di a la tarea de investigar, con lo cual logre obtener el número telefónico de mi representante y poder así agendar una cita o tratar de explicarle en el momento la razón de mi llamada, mi llamada fue enlazada a su extensión, espere un rato y después tras un intento de explicación, su secretaria que me prometió pasaría el recado, tomo mi número, correo electrónico y nombre, así que, no me quede tranquilo y decidí mandar un correo a su cuenta en la página del Congreso, en la cual le explicaba los motivos de mi enlace, más tarde recibí la llamada de su asistente personal, el cual me pidió más detalles sobre lo que estaba haciendo y para que era, me dijo que mis dudas se las pasaría al Diputado y que después se comunicaría conmigo, hasta la fecha no he recibido respuesta alguna.

Para no hacer el cuento más largo, el final fue más que predecible, mi Diputado salió reprobado en la evaluación, pero aún tengo esperanza que alguno de todos los que conforman la Cámara la haya pasado. Ya por último los invito a informarse, dar seguimiento… pedir una rendición de cuentas por lo menos anual de nuestros representantes públicos, pues si no lo hacemos nosotros, que somos los primeros responsables de haberlos puesto donde están ¿quién lo hará entonces?